Av. Huayacán, a un costado de Residencial Aqua.

Las tradiciones crean recuerdos

LAS TRADICIONES CREAN RECUERDOS

Una de mis tradiciones navideñas favoritas es hornear un pastel de cumpleaños para Jesús en la víspera de Navidad y decorarlo junto con los niños. Por lo general, trato de hacer un pastel redondo de múltiples capas, y cuando mis hijos eran pequeños teñía las capas de rojo y verde. ¡Cuanto más alto mejor! Los niños lo decoraban con todo tipo de dulces navideños y generalmente era un delicioso y glorioso desastre.

Los niños se han hecho mayores y ahora hacemos pasteles más lujosos y más de chicos grandes. No son tan desordenados, siguen siendo deliciosos, pero de alguna manera son un poco menos gloriosos. Un glaseado lleno de huellitas de dedos tiene algo que lo hace mejor. Este pastel suele ser la pieza central de nuestros postres familiares navideños. Es un gran recordatorio de que la razón principal por la que estamos juntos es para celebrar su cumpleaños.

Otra tradición que tenemos es leer la historia de Navidad de la Biblia (Lucas 2). Cuando los niños eran pequeños, usábamos sus Biblias preescolares. Ahora que mis padres viven cerca, generalmente es mi padre quien lee. El año pasado, agregamos velas. Nuevamente, nos hace que paremos un poco y recordemos el día en que nació nuestro Salvador, juntos.

Tenemos algunos adornos favoritos que ponemos en el árbol cada año. Y me encanta sacar el pequeño nacimiento «preescolar» cada año. Son muchas cosas que nos recuerdan el nacimiento de nuestro Salvador.

Como toda mamá jóven, estaba muy ocupada durante las vacaciones navideñas. Con cuatro niños, había interminables programas de Navidad, fiestas en las aulas, regalos para maestros y fotos de Navidad para ser tomadas. Los cronogramas eran abrumadores y hubo muchos años en los que deseaba saltarme los aspectos más «significativos» de la Navidad.

Ahora que mis hijos son mayores y les encantan las tradiciones, me alegro de no haberlo hecho. Incluso las cosas que normalmente serían cursis para mis hijos adolescentes de alguna manera no parecen tan malas cuando es Navidad. Algunos de los recuerdos son hilarantes y otros son emotivos. Pero son cosas que son exclusivas de nuestra familia. Estas tradiciones comunican que somos parte de algo en común. Nos permiten enfocarnos en las cosas importantes en medio del caos.

Entonces, no dejes que la locura de la temporada de Navidad ahogue las tradiciones que te permiten celebrar a nuestro Salvador. No pierdas la oportunidad de crear tus recuerdos más preciados.

Dejar un comentario

Debes iniciar sesión para publicar un comentario.