Av. Huayacán, a un costado de Residencial Aqua.

Una historia que vale la pena contar

Una historia que vale la pena contar

Todo el mundo ama una historia con una gran trama. Aplaudimos al héroe, nos sentamos hipnotizados en el borde de nuestro asiento mientras el bien lucha contra el mal, o mientras lo correcto lucha contra lo incorrecto, esperando que el bien gane. Alentamos cuando prevalece lo bueno e incluso nos emocionamos cuando la víctima es rescatada.

Todo el mundo ama una gran historia. El asunto es que solo unos pocos de nosotros queremos vivirla.

Las grandes historias involucran conflicto. Piensa en las películas que ves y las novelas que lees. Cuando se trata de la historia del bien contra el mal, siempre hay una lucha.

Como padre, quiero ver esos resultados en la vida de mis hijos. Simplemente no quiero el drama. Desearía que mi día fuera lo más libre de adversidades posible. Quiero decir, en serio, ¿quién se despierta en la mañana y reza por una dificultad? Yo no.

Me pregunto si a veces en las familias trabajamos tan duro por encontrar paz, calma, normalidad y armonía que no vemos el conflicto que necesitamos tener: ese cuando alguien está en problemas. Cuando alguien está tomando malas decisiones. Cuando alguien está teniendo dificultades.

Parte de mí quiere ignorar:
…las peleas entre hermanos.
…el hecho de que mi hijo pequeño no coma nada más que chicken fingers (pasamos por eso . . . dos veces).
…la realidad de que lo que acabamos de decir probablemente no sea toda la verdad.
…el tono ligeramente grosero.
…ese lenta y silenciosa manera de alejarse de Dios.

Porque realmente no quiero el drama. Realmente no quiero la pelea.

Ignorar es siempre más fácil que involucrarse. Pero tal vez como padres, necesitamos un poco de lucha en nosotros. No para pelear con nuestros hijos… sino para luchar por ellos. Eso es lo que hacen los héroes.

Y tal vez eso es lo que Dios te llama, como padre, a hacer hoy.

Al otro lado de un conflicto que vale la pena está la transformación… un carácter que se fortaleció… una fe que se expandió… gratitud de que a alguien se interesó lo suficiente como para confrontarlo… progreso. Sé que es difícil.

Así que hoy, ve a tener esa conversación honesta. No dejes pasar ese mal comportamiento sin ser atendido. Incluso si eso significa drama.

Con toda probabilidad, el final vale la pena.

Por Carey Nieuwhof

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.