Av. Huayacán, a un costado de Residencial Aqua.

3 preguntas para la hora de comer

Si tu casa es como la mía, la hora del baño y la rutina de dormir a menudo puede convertirse en un torbellino de sangre, sudor y lágrimas que te succionan el alma. Durante toda la noche, siento que estoy criando gatos. Pero ni siquiera buenos gatos. Estoy hablando del tipo de gatos malos que gruñen, arañan y te ignoran cuando hablas. ¿Ah? ¿No? ¿Tus hijos se bañan de manera silenciosa y eficiente, pasan 20 minutos en una oración significativa y se arropan solos? En ese caso, ¡LOS MÍOS TAMBIÉN! ESTABA BROMEANDO CON LO QUE DIJE ANTERIORMENTE.

Pero en serio, tan pronto como termina la cena, y es hora de ir a la cama, respiro profundamente y me preparo para las inminentes negociaciones, pedidos y resistencia. Para cuando finalmente tengo a mis dos hijas limpias y en sus respectivas camas, las conversaciones profundas o espirituales son lo último para lo que cualquiera de nosotros tiene energía.

Entonces, hace aproximadamente un año, mi familia comenzó a hacer algo diferente. Decidimos aprovechar el único momento en que estamos realmente juntos y mirándonos a la cara. Decidimos aprovechar la hora de la cena. No importa dónde estemos, comenzamos nuestra comida con tres preguntas:

1. ¿Cuál fue tu conejito gracioso hoy? (No estoy seguro de dónde inventamos eso de “conejito gracioso”, pero las familias normales probablemente solo pregunten: “¿Qué cosa graciosa te sucedió hoy?”)

2. ¿Qué fue lo mejor de tu día?

3. ¿Qué fue lo peor de tu día?

Al comenzar con una pregunta ligera, ambas niñas participan automáticamente en la conversación. Quieren participar. Quieren reírse del “conejito gracioso” de todos, y especialmente quieren que todos se rían de los suyos. Utilizamos nuestros “mejores cosas” como algo por lo que podemos agradecer a Dios, y utilizamos nuestras “peores cosas” como algo por lo que podemos pedir ayuda, sanación o perdón. Luego, terminamos la comida en oración, asegurándonos de mencionar todas las cosas específicas que sucedieron durante el día.

Para nosotros, rotar estas preguntas para la hora de comer ha sido la tradición favorita de toda la familia. Nos da puntos de conexión. Mantiene a todos al tanto de las necesidades, heridas y éxitos de los demás. Enseña a nuestros hijos a hacer preguntas y escuchar. Les enseña a orar específica e intencionalmente. Oye, a mí me ha enseñado lo mismo.

Por: Holly Crawshaw

Leave a comment